sábado, 10 de abril de 2010


Es un secreto a voces...

Que cuando te veo se me para el corazón y me siento cómo si flotara al menos doce centímetros por encima del suelo. Que cuando hablas estudie cada gesto de tu cara, cada movimiento y la calidez con la que envuelves las palabras con tus labios; y no sé porque las palabras suenan más bonitas cuando salen de tu boca.
Lo es que cuando te miro a los ojos se me corte la respiración, me quede completamente embobada mirandote. También lo es que piense que tus ojos marrones son los ojos normales y corrientes más preciosos del mundo. Y que tenga tu sonrisa grabada a fuego lento en mi recuerdo, que recuerde cada mísero instante contigo, cada caricia y cada uno de tus besos, tus abrazos, el cariño que me das.
Que lo fuiste todo de una manera, como un amigo, como alguien que me entendió, me comprendió, me supo escuchar y me devolvió la alegría por vivir cuando ya casi había desistido.
Te debo muchisimo, eso también es un secreto a voces. Al igual que las miradas de profunda dulzura con las que me miras a veces y que me dejan desarmada, con los sentimientos a flor de piel.
No le voy a llamar amor, nisiquiera le pienso poner nombre. Es tanto y es tan poco al mismo tiempo, que sólo espero que me sigas dando esto que no tiene nombre durante mucho mucho tiempo. No te pienso hablar de sentimientos eso sería complicarlo todo, pero te doy un te quiero descomplicado, sin condiciones, sin pedir otro a cambio, sólo te lo doy...por si acaso algún día lo quieres, quiero que sepas que es tuyo.


La primera vez que quede contigo me acompañaste a comprar bolis, fuimos a dar un paseo y acabamos sentados y tú recostado en mi regazo...el resto se pueden resumir en un par de billares, ir a tomar algo, ir a dar una vuelta hasta la cabana, una roca que salía del mar, el parque de los scauts, el puerto... Me hiciste reir como nadie aunque me pasaba el día llorando, me hiciste no pensar cuando mi cabeza estaba jodida de tanto hacerlo, me diste cariño y no pediste nada a cambio, nunca. Y por supuesto, me escuchaste aunque no me entendieras, me hiciste volver a ser feliz y darme cuenta de que la realidad no era aquella cosa dolorosa en la que vivía de lunes a viernes. Y me hiciste sentir, aunque no quise verlo.
Un día me besaste y yo deje que lo hicieras, la verdad no es otra que que yo también quería que lo hicieras. Y ese beso fue la quinta esencia... me diste muchos más, bromeamos y paseamos cogidos de la mano. Y en algún momento yo te dije que ya estaba y tu dejaste que lo hiciese, nisiquiera pediste que me quedara.
Luego volví, y ahora estoy aqui. Sé que ya no es como antes, que ya no es lo mismo para tí, que no vas a decir te quiero, pero me sigue gustando pasar mi tiempo contigo.
Y hoy el mundo es un lugar bonito y todo tiene absolutamente sentido aunqe no quiera buscarlo.


Estoy tan ocupada viviendo...

2 comentarios:

Marta dijo...

Tu tan ocupada viviendo.. y yo intentando buscar una ocupación para poder vivir...
Si es que no se porque, pero a veces pienso que el mundo se me queda tan grande... no llego a cogerle el paso, a entenderlo, a no caerme y levantarme de nuevo...
¿Sabes cual es esa sensación de ver que todo avanza y sentir que te quedas atrás?... viendo como pasan las cosas... Pues asi es como me siento...VIVIENDO POR VIVIR, VIENDO PASAR EL TIEMPO, SIN NADA QUE ME HAGA DECIR: VIVO OCUPADA VIVIENDO...
Un beso Laura.
Tequiero
Marta V.
ZOOM1993

cigarettes-coke dijo...

Tesoro, tienes... tenemos tantas cosas que contarnos.
Te echo de menos, y no te lo digo porque si, para quedar bien. Es cierto y te quiero♥
¿Qué más? La primerísima parte me recuerda tanto a él..
Lo echo de menos. :(
Hablaremos, lo prometo.