jueves, 16 de septiembre de 2010


Quisiera darte algo para que te acordaras de mí cuando no estemos juntos. Te he dado mi risa alocada, una sonrisa de esas estúpidas que se me ponen cuando te miro, te he dado un beso en la nariz que te ha hecho cosquillas y una mirada que gritaba que no te olvidaras de mí.
Ahora tienes que irte, llevalos de equipaje de mano en el único lugar donde se pueden guardar las cosas así, en el corazón. Algunos días, cuando ya no me recuerdes verás a una chica tímida que te mira y esconde la mirada cuando tú la miras, alguien que quizás se ría como yo, o que te mire de esa manera...y entonces te acordarás de mí; da igual cuanto tiempo pase, sé que me echarás de menos.

Las grandes historias se construyen en segundos mágicos, en unas horas, porque las grandes historias no necesitan de un marco o un espacio perfectos, sólo dos personas que se encuentran de repente, que sonríen sin quererlo y comienzan hablar sin por qué aparente. Las grandes historias son las más simples, esas en que se vive sólo el momento, esas que pueden durar sólo un segundo, pero que te marcan de tal forma que ya nunca mas eres la misma persona.






Toda la vida buscando un te quiero de verdad... y hoy, que lo he tenido entre mis dedos, se pierde de nuevo.

3 comentarios:

Randomnes dijo...

si se pierde no importa se feliz por que lo tuviste :)

beso!!

Renata dijo...

"Las grandes historias se construyen en segundos mágicos" Estoy totalmente de acuerdo, eso es lo más mágico que puede haber. Y bueno, si se pierde no te preocupes, al menos lo tuviste y fuiste feliz con ello; en algún momento tendrás algo para siempre :)

cigarettes-coke dijo...

No te preocupes tesoro, eres tan joven...
♥El mío siempre lo tendrás.