lunes, 7 de febrero de 2011


Que tú eliges tu final es una verdad a gritos. Ya no nos queda nada que perder y eso es precisamente lo que me anima a decirte que te amo, porque cuando se tiene mucho que perder es cuando surgen los miedos y las esperanzas a las que la otra persona a veces no es capaz de llegar.
Que podemos hacer lo que nos de la gana, que ya me da igual como me miren o lo que digan, porque por regla de tres siempre resultan equivocados esos que sólo abren la boca por abrirla.
No hay nada más que lo que podemos elegir es una mentira, porque siempre hay un sueño que parece imposible y que al final acabas consiguiendo.
Que me descalzaría para andar de puntillas por tu alma y acurrucarme en aquel rincón que tiene la decoración pasada. Y sabes qué haría? Lo tiraría todo, porque no lo necesitamos...no necesito recordarte para verte y saber que eres tú...eso es algo de lo que se encarga la taquicardia que me invade de pronto y que me lleva a mirarte a los ojos de esa manera, de esa que sólo tu y yo sabemos...como una boba embobada.
Que me canse de ser incorrectamente correcta y que hoy me voy a tumbar desnuda sobre tu cama para tentar a la suerte a que acabe lo que empezo con nosotros...que te besaré en los labios y si respondes no respondo de mis actos, porque ya basat de imbecilidades, que te quiero joder, que me da igual lo que piensen, que tiene más razones mi corazón que ellos, que no hablen de lo que no saben.
Que te escribo a la desesperada, esperando que me esperes en el lugar donde me besaste por primera vez hoy, casi despues de cuatro años, y volver a empezar pero de otro modo...amándote primero, besándote después y mirandote a los ojos por el medio de esa manera en la que se miran los imbéciles que se enamoran y que parece que ahora que se acerca san valentín nos dan envidia a todos.

1 comentario:

Romi dijo...

"que tiene más razones mi corazón que ellos, que no hablen de lo que no saben"
me encanto esa parte!!!


geniaaaaa, ame el texto, me dio cosa en la panza! :D