martes, 31 de mayo de 2011

Si quieres puedo tapar mis ojos con las manos, pero sólo si me prometes con un choque infantil de dedos meñiques que cuando descubra mi rostro seguirás ahí, como siempre.
Te prometo que aunque no me veas estaré a tu lado y te sujetaré con la linea de teléfono a ese lugar llamado casa que formamos cuando estamos juntas.
Hay muchos países en este mundo, pero le faltan quilómetros para poder separarnos, y sonrísas que mejoren la tuya. No tengamos miedo, juguemos a ser valientes, al fin y al cabo hay cosas que ni el tiempo se atreve a separar y que ni los días grises, ni una sucesión de estaciones rollo regreso hacia el futuro pueden hacer desaparecer. Por mucho que mañana me despierte y no recuerde mi nombre, créeme, recordaría el tuyo, o tu dirección, o tu cara de "te voy a joder vivo".
Mi corazón estará abierto hasta el amanecer y luego puede que se cierre, pero eso a ti te da igual porque sabes que hace años que te llevo justo en el centro de él, casi casi en las entrañas...no necesito tatuarme tu nombre, tengo muchas cicatrices que juran que nos hemos caido en muchas aceras jugando a la cuerda.
A esto le llaman amistad aquí y en Marte, del derecho y del revés, en magisterio, en ciencias políticas y en fisioterapia...incluso creo que en la China, y mira que hablan raro los pobres.
Sabes que digo muchas tonterias, pero quererte nunca ha sido cualquier cosa, ni un derecho, ni una obligación, ni algo que sea fruto de una noche loca...y de alguna manera extraña, de la misma forma que yo sé que por muy mal que lo haga tu estarás siempre ahí, yo sé que tu sabes que déstruiría mundos sólo por no verte llorar nunca más.
Las cosas difíciles son parte de la vida, pero sólo son una parte; como cuando juegas a contar tus miserias y descubres que sólo esa persona es capaz de hacer aligerar el peso de estas con un "suerte con el trío" o un "piensalo bien, podría ser peor, podría ser drogadicto, o podrías serlo tu...o peor, podría no existir yo...díme, de aquella si que estarías perdida"; y sabeis, no sabe la razón que tiene, que si tuviera que dejarme caer en brazos de alguien y ella no estuviera estaría harta de caer una y otra vez al suelo.

Algunos días me tendrás que llamar para reñirme porque no sé como lo hago pero siempre estoy en el sitio que no debo, y tu siempre estás para hacerme comprender que los castigos saben mejor si nos ponemos una temporada de alguna serie en tu salón. Y yo...yo siempre tendré un poquito de carácter para compartirlo con cualquiera que te haga algo injusto, o para escucharte aunque hables horas y horas de lo mismo, o para hacerte entender que a veces las cosas no son como queremos, y que entonces mejor nos tomamos un chupito para olvidarnos de todas las lecciones que aprendimos viendo Arthur.
Hay cosas que siempre están ahí, una es la familia y la otra los amigos de verdad....para mi eres las dos cosas, y sé que cuando me llamas hermana tú también sientes que en cierta forma, a nuestra manera, es verdad.
Y cuando tu te vayas arrugada como una pasa para el otro mundo, yo te seguiré...hay mundos que no merecen ni un poquito la pena, y uno de ellos es un mundo sin ti.

Sabes que sólo son un montón de palabras escritas, pero tienen el valor de más de catorce años de esfuerzo y dedicación...ha sido como cagarlas, las llevaba dentro. (hermoso, eh?)

TE QUIERO

4 comentarios:

Eterna reflexion dijo...

Jugando con la perspectiva me encontré tu blog :) ahora somos cómplices jaja
bonitos textos!

Mandarina dijo...

Qué dulce!

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! dijo...

woouw me encantó! eso es amistad! linda entrada ^^

SMSC dijo...

Que pedazo de entrada madre mía :)
Aunque yo no crea en eso de la amistad, te felicito!!