miércoles, 4 de julio de 2012

"Siempre tengo un roto para tus descosidos" le digo cuando le he echado la bronca mucho rato y se le pone esa cara de niño que sabe que lo ha hecho mal y volverá a repetirlo, aunque esta vez intentará que no le pilles.



¿Te has fijado alguna vez? Todos los dramas de esta vida, sean escritos en papel o en la propia piel, son historias complejas de contar, con sentimientos a menudo yuxtapuestos y giros imposibles, y puede que por eso más interesantes a nuestros ojos.
Las mejores historias son dramas o críticas sociales, que aunque tengan finales felices llevan consigo un número indeterminable de sufrimientos; y tendemos a considerar mejor escritor a aquel triste y anhelante hombre que es capaz de darle al ser humano en los momentos más tristes una razón para pensar que después de todo gran drama hay un final feliz. La gloria, señoras y señores es para los eternos torturados.
Y créeme, cuando uno de esos escritores es feliz, la inspiración se esfuma, porque nadie escribe con sangre cuando está conforme, porque la felicidad no entiende de entresijos, ni de cosas complicadas...la felicidad es tan simple que a menudo el escritor busca la desdicha; porque estar de morros parece hacernos sentir más vivo que estar tranquilos.

Y entonces llega el día más temido de tu vida...¿lloras por haber perdido al complicado, desdichado pero increíblemente profundo y exitoso escritor, o te alegras por encontrar esa parte de ti donde la felicidad y la tranquilidad hacen de tu vida ese vaso de agua donde no puedes ahogarte?


Yo tengo mi propia y tercera opción...pero es que yo siempre he sido muy fan de ahogarme en vasos de agua.

4 comentarios:

Loka98 dijo...

*.* increíble, me ha encantado. Sigue escribiendo (:

¿Me abrazas? Lola dijo...

Que explicación mas convincente...
Saludos... ñ_ñ

Forgotten words dijo...

Esta claro que cuando uno se encuentra mas abajo en esta montaña rusa de la vida, le resulta mucho mas fácil plagiar sus sentimientos que cuando se encuentra arriba. En mi opinion eso es asi, porque cuando nos encontramos abajo encontramos en la escritura o en las palabras pronunciadas una manera de sacar todo eso que nos reconcome y nos mata poco a poco por dentro, mientras que cuando estamos felices yo creo que nos cuesta mas escribir, ya que no queremos dejar escapar esa alegria que en nosotros habita y tan feliz ons hace ;)
Un texto realmente maravilloso ;)

Miss no personality dijo...

Ola tu blog me parece muy interesante y muy sincero, enserio me encanta y me gustaría muchísimo que dieses opinión sobre el mío, y si te gusta pues sígueme si quieres un besito.Te sigo desde ya :) http://mirinconestacional.blogspot.com/