martes, 21 de abril de 2015

Me tiene sorprendida la manera en que tu pecho está hecho para soportar mi peso por las noches y lo fácil que es encontrar la postura correcta para dormir juntos, como si estuviéramos hechos para existir así. Me hace gracia la manera en que ambos aparecemos con cartas después de una pequeña discusión y la naturalidad que reflejan cada uno de tus pequeños detalles con los que me ganas sea el día que sea. Me fascina lo fácil que te resulta sacarme una sonrisa en un día malo y lo difícil que es que saque mi mal humor contigo, o lo raro que es que me ría después de enfadarme, como si de repente no tuviera sentido nada más que nosotros y estar juntos.
Contigo los problemas mundanos carecen de importancia y resulto un poco más fácil de entender ahora que te escojo a ti para llorar mis agobios, yo que siempre he presumido de ser tímida de piel para dentro.
Cuántos años me he pasado buscando la magia y he descubierto que la magia es estar contigo.

1 comentario:

Madame Garburn dijo...

LO bonito que son esas pequeñas cosas, ¿verdad? :)