domingo, 26 de julio de 2009

EL JUEGO DEL ESCONDITE


Hay personas que pasan por tu vida una sola vez y sólo una, y que si las dejas escapar te arrepentirás toda la vida.
Llegaste a mi vida hace 13 años y desde entonces te agarré fuerte e intente que jamás te marcharas. He intentado ser la mejor, la más buena, la más dulce, la más cariñosa, la más inteligente, la más graciosa, la más habladora,…; y finalmente, pese a intentar ser la mejor, no lo he conseguido, sigo siendo yo, y aunque lo he intentado, y a día de hoy sigo sin saber si para ti soy la cosa más importante.

A veces repites que te quieres ir y dejar todo esto atrás, y a mi se me rompe el corazón en mil pedaños y me llena un vacio enorme. Siento el impulso de agarrarte, de apretarte fuerte y suplicarte llorando que no me abandones, porque mi vida sin ti no tiene sentido. Porque yo sin ti no soy nada, soy un vaso vacio. Pero cuando dices eso, simplemente aguardo callada.

A menudo pienso en todas las cosa que hemos vivido juntas, en todo lo que hemos soportado, todas las veces que hemos salido victoriosas y muchas otras, cuando hemos perdido, Tambien pienso en las veces que he hecho las cosas mal, las veces que, a pesar de todo, te he fallado. Y todas esas veces, a pesar de no ser La más, a pesar de ser solo yo, tú has continuado a mi lado; me perdonaste y seguiste formando parte de mi historia.

Eres la cosa que más me importa, eres lo único que tengo desde siempre, lo único que nunca falla, lo único que permanece siempre conmigo. Y yo por ti haría cualquier cosa.
Alguna vez me he sentido extraña porque he sentido que querias soltarte de mi mano y querias irte. Y yo no te he soltado, te he agarrado aún más fuerte, porque no he querido soltarte. Es cierto, quizás he sido una egoísta, pero esque yo te necesito.
Necesito saber que te tengo ahí aunque sea a mil kilómetros de distancia, necesito saber que sigues ahí, aunque no digas nada o no te pueda ver, necesito saber que estas bien…. Porque si no estas ahí, yo siento que estoy bajo 10 toneladas de agua a presión, intentando salir pero sin éxito.

Te quiero, te quiero como a una hermana, pese a saber de sobras que tú no sientes esto mismo. Todo ha cambiado mucho, todo se ha vuelto extraño. Antes, jugabamos juntas, reiamos juntas y en resumen, haciamos todo juntas, Antes jurabamos y perjurabamos que nada ni nadie nos separaría; antes eramos tu & yo mejores amigas para siempre, hoy siento que solo soy yo.


En algun momento en el que yo me he distraido, tu te has soltado de mi mano y has seguido tu propio camino. Ahora tú coges de la mano a otras personas y yo estoy aquí, buscando escusas, pensando que ha ocurrido mientras yo no miraba.
Y todo lo que yo creía seguro se destruye, porque hoy ya no te tengo.
Es cierto que tu me sigues llamando amiga, pero creo que comprendes perfectamente a lo que me refiero.


Y las diez toneladas de agua a presión me empujan hacia el fondo, podría luchar pero sé que es inútil.
Ya no hay razones para luchar.

2 comentarios:

Marta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura Pérez Gilabert dijo...

porqe lo borrasteee?