viernes, 27 de noviembre de 2009

Fin


Renunciar a lo que queremos en favor de un beneficio mayor, en favor de la libertad para ser quien somos, de hacer lo que deseamos; desde luego no es para nada egoista.
Quizás ahora me cueste, sé que lloraré muchas noches más, que me moriré por hacerte sonrreir cuando te vea a lo lejos, y sé que será una de las cosas más difíciles que haga en mi vida... pero voy a renunciar.

Sé que no lo entenderás, que me llamarás cobarde y que dirás que yo no te quiero, que no te quise, que no me esforcé lo suficiente.
No sabes lo mucho que me he esforzado, pese a mis errores siempre me has tenido ahí, nunca te he fallado; no me puedes reprochar mucho más que ser humana y cometer errores.
Sé que no eres capaz de perdonarme, que no eres capaz de seguir conmigo y por eso creo que tú también deberías de renunciar.
Es estúpido querer cambiar lo que es otra persona que en un tiempo te hizo feliz para que te siga haciendo feliz, acaso podrías amarla siendo otra?...admites sucedaneos? Yo no, te quiero por como eres, con todos tus miseros defectos, hay cosas que me gustan más y menos...pero no quiero que las cambies, porque me enamoré de tí así, tal cual eres, y pese a esos defectos hemos pasado cosas maravillosas.

Hemos dejado de hacernos bien y hay que entenderlo, una persona debe estar en nuestra vida tan sólo si su presencia es necesaría...eres necesario, pero ya no eres bueno para mí. Y creo que yo tampoco lo soy para tí.
No puedo estar contigo porque siento una insuficiencia en mi persona, me siento mal, me hundo y no soy capaz de salir y estoy harta de ser lo que tu quieres. No puedes reprocharme por eso... y aunque tú hayas sido un capullo, yo no te reprocho nada...si así ha pasado es que así tenía que pasar. Pero ya está...no vamos a seguir alargando así las cosas. Esto tubo su final hace mucho tiempo, no quisimos verlo, pero fue así.

Hoy me enfrento a ese final así, dejandolo que pase, que descanse, que se guarde en el recuerdo... es cómo en las peliculas de fantasmas, ayudar a que se vaya a un alma atormentada que vive pero no vive, entre dos mundos...haciendo daño.
Lo entierro.....entierro mi amor aunque este vivo, aunque te ame. Y es difícil.
Sí, tengo una herida, ahora hay que limpiarla y dejar que cicatrice y que quede como recordatorio para siempre,



No te guardo rencor...sólo hay el recuerdo de un amor que me llevaré a la tumba.
Te quiero, no hay más, tampoco menos.

2 comentarios:

cigarettes-coke dijo...

No se como lo haces pero siempre consigues que tus historias se parezcan a las mías, haciéndome creer que lo que te pasa a ti tmb me pasa a mi. Sin duda alguna, somos iguales.
Tú eres así y yo asá, pero somos iguales.
Y me alegra, porque me gusta parecerme a una persona tan inteligente, guapa, sensible, cabezota pero sensata.
Te quiero Laura Pérez Gilabert y durante mucho será así(L).

cigarettes-coke dijo...

tu si que eres bella :)