sábado, 20 de marzo de 2010

Mañana


Aveces siento que la realidad me empuja a la consciencia, que me agarra con fuerza y tira de mí hasta que caigo y toco con los pies en el suelo.
Estoy volando y al segundo siguiente sigo en la misma habitación de siempre y la luz tenue del día se filtra por el estor de mi habitación.

A veces, cuando estoy contigo me pasa eso, vuelo lejos, floto unos centímetros por encima del suelo y todo lo malo tiene sentido, porque estoy viviendo ese momento, porque todo lo malo merece la pena por ese insignificante y minúsculo segundo.
Entonces te vas y la realidad tira de mí con fuerza, queriendóme devolver al mundo doloroso y triste en el que vivo de lunes a viernes.

-Para! Hoy me quedo aquí, flotando, aunque eso signifique pegarme una buena torta cuando me toque bajar.
-Merece la pena un segundo más de gloria y un dolor insoportable durante días?
-Si, siempre merecen la pena esos instantes, despues de vivirlos nadie te los puede quitar, son tuyos. Hoy me toca disfrutar, mañana que se caiga el mundo si quiere.


1 comentario:

cigarettes-coke dijo...

Cierto, vivamos el presente.
Ya veremos lo que pasa mañana :)
8días.