martes, 20 de abril de 2010


¿Cuánto vale un alma? ¿Cúal es el precio qué se paga por ella? ¿Está la tuya en venta?


No es que quiera aferrarme a mis ideales por encima de los de cualquiera, ni que piense que mi verdad es la única verdad. No es que pretenda llevarme mal con todo el mundo, pero de verdad que no me sale ser cínica.

Lo siento, mis ideales no están en venta, jamás lo van a estar. No pienso venderme a la ley de las apariencias, no pienso convertirme en lo que siempre critico, no sé hacerlo.
Por eso es que a veces pierdo los papeles, la paciencia, mis dos dedos de frente... los pierdo porque no comprendo esa manera de vivir, ese pensamiento estúpido de intentar encajar por encima de todo. No se trata de ser diferente o igual, se trata de ser yo, sólo yo.
Y es cierto que a veces me gustaría poder ser así, que me importara el que dirán, tener que mantener una apariencia, poder ser un poco cínica y aguantar patadas de la vida con una sonrísa estúpida... me gustaría ser así porque no sé porqué a la gente así la vida le va que te cagas.

Es cierto que no soy perfecta, es cierto que tengo que mejorar, que todavía me queda madurar...pero sabes? No creo que mis palabras suenen vacias o incoherentes, creo que soy razonable, que soy racional.

Da igual lo que digan, siempre lo he dicho. La gente necesita muy poco o nada para hablar; y aún sin nada hablan si quieren, inventan... la cuestión es dejar mal para quedar mejor...y sabeis? eso me parece triste.

Quiero llegar a ser alguien; no me refiero a alguien importante para todo el mundo, alguien vacio, un simple icono. Quiero llegar a ser alguien para mí, para mi familia, para los que me quieren. Quiero sentirme realizada y contenta con lo que soy, no defraudarme a mi misma y por supuesto...no perderme por el camino.
Y algún día, yo sé que veré mis sueños hechos realidad...son unos pocos y no son desorbitados, así que realmente la probabilidad está a mi favor.


Qué quiero? Quiero crecer, soñar, realizar sueños, caerme y levantarme, quiero seguir escribiendo, estudiar, seguir creciendo como persona, conocer gente interesante, hablar, mejorar mi razonamiento, plantar un árbol, tener un hijo, enamorarme de nuevo, trabajar duro para lograr mis metas, llegar alto y bajar de nuevo, tranquilidad, paz, armonía...
Y quiero que llegue el día de mi muerte y darme cuenta de que no he desperdiciado ni un sólo segundo.
De los errores se aprende...No?

2 comentarios:

cigarettes-coke dijo...

Me gusta mucho, siempre tú. Eres perfecta :)

Debo decirte que me gustaba como tenías antes el blog, pero los cambios siempre son buenos, no?
Te quiero y te echo muchísimo de menos♥

cigarettes-coke dijo...

En verdad, todos tenemos un algo encerrado en nuestro interior pidiendo a gritos salir. Yo lo que sé es que te quiero. Siento no decírtelo a menudo, no estar ahí para apoyarte cuando las cosas no salen bien, no poder abrazarte cuando lo necesites. Lo siento porque muchas veces me equivoco, como tú y como los demás. Siendo clara, la distancia es muy jodida y lo suele cambiar todo, afectar el orden del cosmos. Lo más curioso es que a nosotras dos no nos ha pasado.
El tiempo transcurre, tú cambias y yo también pero nuestra amistad perdura siempre en el mismo nivel. Nos queremos a pesar de ser tú así y yo asá, de no saber bien en que nos podemos complementar. Somos diferentes, claro que sí. Nadie es igual a otro. Pero a veces me sorprendo con lo que dices, con lo que escribes, me sorprendo por como piensas. Eres tan igual a mí...

Me siento estable, orgullosa de mi misma cuando te leo. Sé que no soy la única descerebrada del mundo y que tú siempre me acompañarás. Pase lo que pase, estarás ahí. Sabiendo exactamente que decirme.
Te echo de menos, muchísimo. Pero lo más bonito es que te quiero, y así seguirá. Siempre.