lunes, 3 de mayo de 2010


Caminaba distraída, riendo, envuelta en aquella burbuja de felicidad, en aquel circulo vicioso que te atrapaba si te acercabas demasiado.
Entonces su mirada se topo con la de él. Y hubo un segundo de vacilación, luego sonrío, ambos sonrieron y ella salió corriendo hacia él.
Casi se tiro a sus brazos, y giraron en redondo abrazados fuertemente. Entonces se quedaron quietos y el abrazo se deshizo. Ella y él quedaron frente a frente, sonrientes, risueños. Entonces ella pasó sus brazos por debajo de los de él, lo abrazó fuerte y sintió aquellos fuertes brazos asiéndola. Él la agarraba por la cintura con una mano y con la otra acariciaba su pelo peinandola con cariño.
-Cuánto tiempo hacía que no estabamos así?
-Creo que tres semanas o un mes...
-Vaya, no es tanto. El tiempo pasa quisquillosamente lento cuando tú estás lejos.
-Si sigues citando frases estúpidas me iré.
-Ni una palabra más, te lo juro.- sonríe ella y le besa.