jueves, 27 de enero de 2011



Qué curioso resulta que esto de la suerte últimamente casi entienda más de sonrisas que de dados, y que eso de decirte sin mirarte que te quiero no es falta de honestidad si no vergüenza. Que puede que haya muchos como tu, que puede que los haya mejores...pero qué pasa si yo sólo siento amor cuando tu me miras a los ojos?
Esto de luchar, hemos acordado, casi que nos viene grande; pero por qué resignarme a guardar silencio si sabes que me gusta hablar a gritos de lo que siento por tí. A nadie le hizo daño que
lo quisiesen, y por eso aún a falta de tacto o de razones que mi razón comprenda, yo te digo que todavía te amo o que te amo y punto, quizás hoy más que ayer, quizás hoy y no ayer...eso es algo que todavía no he logrado averiguar.
Encontré las razones para irme y con ello dejé cosas atrás que supe que perdía, pero por qué no hablar de esas razones, aunque ya esten todos aquí aburridos de saberlas, aunque ya sepan que te quiero, aunque ya no pase nada en tu estómago por muchos nudos que intente provocarte cuando te hablo a susurros.
Que el amor se rompe y se olvida es algo que tu me enseñaste mi
entras yo te hacía comprender que el amor vive con muy poco y es capaz de mantenerse vivo...una vez más, quizás esta la última de todas, diversidad de opiniones, incopatibilidad de caracteres y una nueva botella de vozka para olvidarme de que te quiero un rato.
Que podrían taparme los ojos y sabría llegar a tí a salvo, que somos un barco ya derivado y que por mucho que me empeñe esto de integrar se me da de culo.
Dejame que te mire una vez más así a los ojos, que me quede en silencio porque repetirte una vez más que te quiero casi que suena a masoquismo y que luego me vaya, de nuevo. No correrás tras de mi como siempre he querido, no me dirás que le eche valor....nunca dices nada y el silencio sabes que me da risa, pero de esa que es nerviosa y que no sé como controlar.
Qué tedio existencial por dios! Que alguien me rescate de escribirte siempre lo mismo sin exito.


Aquel día cuando ella habló de tí mirando para dentro, como si quisiera que no se rompiese nada, yo me quedé hechizada ante la fuerza que tiene a veces el miedo sobre nosotros, y la frecuencia con la que nos empuja a correr cuando sólo queremos que nuestros pies se estén quietos.
Yo sé que ella te quiere, porque no se esperaba que tu la abandonases de esa manera y esperar siempre tiene una razón; uno no espera por algo que sabe o cree que no llegará, ni por algo que no tenga un mínimo de importancia...que el mundo tiene que seguir girando aunque no nos guste.
Todavía puedes hacer algo, pero el tiempo y la sinceridad serán las armas que debes utilizar con ella. Que sí, que te da miedo perderla, pero si el amor te encontró fue por algo. El amor tiene sus razones aunque a nosotros nos parezcan estúpidas.
No estás perdido, nada está perdido mientras todavía queden fuerzas y ganas de luchar por ello. Pero palabras es algo que puede utilizar cualquier gilipollas, aunque sean preciosas y a veces puedan llegar al alma. Tú sólo quieres abrazarla como si fuera la última vez y yo te digo que subestimas el poder de abrazarla como si fuera la primera, como si jamás te fueras a ir.
Y al final, la cuestión siempre es demostrarlo...el tiempo pondrá las cosas en su lugar y a ella encima tuya si dios quiere...que da igual que sea algo más que sólo un cuerpo, que somos humanos y al final siempre se acaba como se acaba.
El amor no sólo son palabras bonitas, yo lo veo en los ojos de esa persona y eso me hace creer que existe. Sé que ya no me quiere, pero yo creo en el amor que crecía en su mirada y por eso lucho.
Que para llegar a un corazón no sólo tendrás que rescatar el amor que sentiste,también hacer que ella crea en ese amor y que no sólo tiene que molestar...tiene que doler. Que da igual que suene brusco, tiene que dolerte cada segundo que pases lejos de ella, no sólo necesidad, dolor.Porque todo lo que duele es de verdad, es la muestra de que ella llegó, tocó tu corazón y lo puso a mil por hora; que desde que se fue se paro, como una ciudad sin tiempo, como si nada existiese más que tus ganas de verla.
Esfuerzo es aguantar un día más sin verla, a veces pienso que jamás te han enseñado a pelear. Pelear es esto que vas a hacer ahora, porque no peleear es perderla.

Eso es todo....hoy parece que nada anda del derecho.

3 comentarios:

Romi dijo...

el amor no es derecho pues,
me encantooo!

cigarettes-coke dijo...

me gustan los dos. aunque sean completamente diferentes.

Lutínika dijo...

tienes un blog, precioso, gracias por los comentarios se agradecen un montón!