sábado, 15 de enero de 2011


SI NO LUCHAS NUNCA GANAS....LAS GUERRAS SE GANAN PERDIENDO COSAS; EMPEZANDO POR LAS VERGÜENZAS, TERMINANDO POR EL ORGULLO, A VECES POR EL MEDIO LA ROPA.


Quizás lo que nos convierta verdaderamente en humanos sean nuestros sueños y la capacidad de luchar por ellos, de dejarnos la piel en conseguirlos y de sentirnos realizados cuando conseguimos por fin eso que queremos.
Yo también tengo mis sueños pero tengo que conbinarlos con mis planes. No voy a decir que no me patine la imaginación a veces, pero esque creo que lo ideal en esta vida es tener los pies en el suelo y la cabeza en las nubes.
Estudiaré una carrera, una que me guste aunque haya asignaturas que deteste...tendré un trabajo, a veces uno genial y otras uno normal, sólo para seguir viviendo. La vida es saber adaptarse a las circunstancias sin dejar de luchar por llegar a dónde desees, es montarse en un taxi y decirle "llévame por el camino que desees, pero mi destino es aquel".
No seamos conformistas...el mundo ya está lleno de gente que renunció a sus sueños y nos toca a nosotros demostrar que en esta vida con esfuerzo y dedicación, al final, siempre consigues lo que deseas, sólo es necesario encontrar la manera.
A veces te bajarás del taxi por que te mareas de tanto dar vueltas, de hablar con el mismo conductor. Lo importante es llegar y no perderte a ti mismo por el camino ni a la razón de llegar a dónde deseabas. No perder la ilusión, las ganas, la confianza en tí...la vida es un juego de azar y a veces nos va a tocar perder, pero otras ganaremos.
La guerra se gana con pequeñas batallas, la guerra es cada día...pero esta guerra debe librarse con una sonrisa en la cara y un montón de ganas en el bolsillo.


Vamos a luchar...que como mucho perdemos una batalla, y con eso no está la guerra perdida. Y si es amor, como dice el titulo, perdamos las vergüenzas, el orgullo y algunos días la ropa...pero nunca las ganas.

1 comentario:

Romi dijo...

me encanto definitivamente las batallas se deben luchar con una sonrisas, con la frente en alto y los sueños claros, preciosa entrada!

un besote!