domingo, 6 de marzo de 2011


Últimamente él es el único capaz de sacarle una de esas sonrisas de media luna a Olivia, porque no sé que tiene, pero sé que es diferente.
Debajo de esa máscara, que sólo se saca para escribirle cartas a ella, deja adivinar ese queséyo que le saca los colores, la sonrisa y la vena pornográfica los viernes por las noches.
Que entre historias, ruego y preguntas, no siempre recatadas, él le manda besos, te quieros fugaces y algún que otro "quiero verte". Y ya se sabe que a Olivia últimamente casi que no le regalan la alegría, se la mandan escrita con letras verdes, verdes color esperanza.

Si él supiera la ansiedad que sufre a veces pensando que quizás ha llegado algo nuevo para ella y todavía no lo ha visto...y esque Olivia odia las sorpresas, la ponen ansiosa.
Y por eso está tan nerviosa...pobre Olivia, que mañana lo verá por primera vez y todavía no sabe qué ponerse, qué decirle...sólo sabe que está nerviosa y que esa angustia que tiene hoy de que el mundo no es como a ella le gustaría, de esa angustia quiere que se la saque ese chico misterioso a base de risas, paseos y alguna conversación profunda como sus ojos azules.



Que Olivia sólo entiende de principios...y uno comienza mañana a las once y media.

3 comentarios:

Pablo Villacañas dijo...

me lo he leído lo menos veinte veces... me encanta :)
ya me encargaré yo de curar la angustia de Olivia ;)

Laura Pérez Gilabert dijo...

Más te vale, que la pobre está triste!

MoonsDream dijo...

Es bonito el texto...
No es fácil encontrar unas letras de color verde esperanza, y siempre dejan intriga tras de sí.
Pero nunca sabes qué cosas buenas puede esconder detrás, merece la pena arriesgarse :)

Te leo!

Un beso!


EMME