domingo, 8 de abril de 2012

-¿Por qué me quieres?
-No lo sé. ¿Y tú por qué me quieres a mi?
-Porque cuando no estás te echo de menos.
-Eso es mucho más real que cualquier te quiero.

Me pone nerviosa decirte cuánto te quiero, incluso cuando mido mis palabras y te digo que es para que no meterte miedo. Y me pone nerviosa también cuando tu te contagias de nerviosismo y me dices, una vez más, una de tantas, que no tienes prisa conmigo, como si mañana fuéramos a ir al circo por primera vez y tuviéramos miedo de los elefantes o de las alturas. Vamos, de locos.
Y ahora que estamos aquí en cama, yo jugando a perderme entre tus brazos y las sábanas, déjame que te diga que no hay nada que me parezca más bonito que la forma en la que me mirabas ayer, rompiendo cualquier coraza con la que pudiese jugar a los sinsentimientos después de este mes jugando a los sinsentidos, tu al otro lado del mundo, yo en el mismo sitio de siempre.
No tengo excusas para decirte que no a nada, y si muchas razones por las que acabar ya con esta entrada y dedicarme un poco más a tocarte las narices.



3 comentarios:

Madame Garburn dijo...

Jaja me encanta =)

Laura Pérez Gilabert dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Forgotten words dijo...

Que forma mas bella, sincera y original de decirla a la persona que amas que para ti es lo más importante, ya que si el no está lo notas y tu día pierde luz..Me encanta de verdad ;) y respecto al texto, tiene que ser impresionante esa sensación que tiene que recorrer tu cuerpo cuando ves que esa persona desnuda su alma y corazon para ti, sabiendo lo que para el eso puede significar ;)