miércoles, 19 de junio de 2013

Esto es para ti, cómo si no me hubiera despedido las suficientes veces estos últimos meses; la diferencia es que antes siempre encontraba una razón para seguir peleando, pero ya no hay razones para seguir con esto.



El caso es que tengo vagas imagenes de estos meses, son recuerdos borrosos de estar en lugares contigo, de  risas y llantos, pero sobretodo han sido unos meses de estar sentada mirando hacia dónde giraba el mundo y cual era mi destino. Pensé que estarías conmigo cuando lo decidiera, pero cuando comencé a andar sola tu soltaste mi mano y no he vuelto a encontrarla.
Yo...no sé que ha pasado, y eso es lo que más me duele, que no sé decir en que momento se empezó a hundir el barco y tu saltaste de él y me dejaste a mi luchando contra imposibles.
Y todas las promesas, y el día que me pedí tres tequilas porque no podía dejar de llorar frente a tu padre y necesitaba algo con lo que ahogar mis lagrimas, todo eso me suena muy lejos.
 Cómo las cosas pueden cambiar tanto y pretender que no te sientas mareada o abrumada ante todo esto, cómo hacer que no te duela recordar a la persona que querías diciéndote que esta enamorado de ti y saber que de esa persona no queda absolutamente nada.
Recuerdo el día que nos dieron mal la vuelta en aquella cafetería del Marineda City y nos compramos más de diez euros de chuches y nos sentamos en el hotel a comérnoslas mientras veíamos Ironman, o el día que nos dimos un baño juntos y el agua se caía por todos los lados de la bañera mientras yo te intentaba seducir de aquella manera tan torpe. Pero sobretodo recuerdo el día que tu tía se presentó a mi jefe como mi tía y me sonrió, o el día que tu hermana me dijo que ojalá algún día fuésemos cuñadas y me dio un abrazo...y en ese momento yo tenía tan claro que me querías que sentía la tranquilidad de que todo iba a salir bien.
Las cosas cambiaron, y no pienso hablar de cosas malas porque ya no viene a cuento echarse mierda encima.
Sabes? Son tantas las cosas que me hacen sonreír de estos meses que solo puedo dar las gracias, porque a pesar de que ahora sea una puta basura, en su día fuiste la cosa más bonita y preciada de mi vida; y me quisiste, estoy segura.


No sé qué me pasa que al final acabo escribiendo el mismo final de siempre.






1 comentario:

Forgotten words dijo...

Y espero que finalmente te quedarás con eso, que en realidad hubo un momento en que os quisiteis y lo hicisteis de verdad ;)
Lo malo no has de olvidarlo, pero tampoco guardarlo, simplemente y llanamente tomatelo como una experiencia, como na prueba mas de preparación para cuando llegué esa persona que si se quedará ;)