domingo, 25 de agosto de 2013

Siempre preguntas por qué te quiero.
Te quiero porque me haces tartas que ponen que me quieres y que además están ricas, porque el otro día casi me ahogo en la playa y me agarraste del brazo y me sacaste para fuera, porque tienes sueños pequeñitos. Te quiero porque cuando te llamo mamón te ríes, aunque a veces te lo llame en serio; porque dices que tengo el don de conseguir cabrearte sin decir una palabra, te quiero porque me dices que merezco muchas cosas buenas. Te quiero porque a veces te lloro de broma y tu me llamas dramática, porque te pongo voz de niña pequeña y dices que con esa voz no me crees nada, porque te enfadas cuando yo me enfado pero a ti se te pasa antes. Ya ves, te quiero por muchas razones bobas y pequeñitas, porque las grandes hay que demostrarlas. Y te quiero porque sabes hacerme feliz con pequeños gestos.

4 comentarios:

Forgotten words dijo...

Y que mejor sentimiento que ese, que el querer por esas pequeñas cosas que lo hacen realmente grande. Quererlo por ser simplemente y llanamente él ;) Me encanto la entrada

Saray P. dijo...

Es un texto pequeñito que contiene muchas cosas bonitas y sinceras, y es simple y claro, como tiene que ser el amor, el buen amor.

La Infame dijo...

sencillo, sincero y sublime ^^

Kareen! dijo...

Me encanta tu blog,te espero en http://karenpaolarm.blogspot.com.es/