viernes, 18 de noviembre de 2016

No voy a renunciar a decir lo que quiero decir simplemente porque igual la intensidad os da miedo. Tampoco voy a esperar sentada a que me saquen a bailar porque igual el que me saca a bailar no es el que me gusta. Si me gusta alguien me acerco a presentarme, y perdona si no estás acostumbrado a que digan las cosas claras pero es que a mi dar muchas vueltas me marea. Si me invitas a tu casa antes que a café estás muy equivocado conmigo. Y si me preguntas te voy a decir la verdad, que quiero casarme y tener hijos, pero no te rayes chaval, que nos estamos conociendo y no quiero todo ahora ni se si lo quiero contigo. Si te dedico mi tiempo es porque me interesas porque mi tiempo es realmente valioso y no lo pierdo con cualquiera, . Si nos enfadamos a los cinco minutos a mi ya me habrá pasado, así que puedes pensar que soy bipolar o puedes dar las gracias porque no te voy a torturar una semana por un comentario desafortunado. Me gusta hablar, podemos hablar de fútbol, de coches o de lo que quieras, pero hablemos.
No te preocupes por la intensidad de las cosas, preocúpate si un día ya no las hago como si me fuera la sonrisa en ellas.