martes, 8 de junio de 2010


Camino a tu lado, tan juntos que sólo tengo que extender la mano para tocarte. Hablamos distraidos, pero esta vez yo no me distraigo estudiando cada uno de tus movimientos, simplemente estoy pensando en otras cosas, en cosas que no entiendo cómo pueden acaparar mi atención estando tu ahí.
Me coges la mano y espero que un escalofrío recorra mi cuerpo..pero no llega y no lo entiendo. Llevo dos meses soñando con esto, con este momento, con que estes así de cerca, pero no es realmente tan especial como esperaba que fuera.
Todas esas cosas que dices, que sé que antes habrían significado un mundo, horas y horas dándole vueltas a esas pocas palabras; no, no me hacen sentir especial.
Me besas y entonces ya rozo la desesperación...nada. Si, nada. Y entonces busco desesperadamente ese sentimiento que tenía ayer, pensándolo perdido entre tantos exámenes. Noto en la boca de mi estómago como algo pequeño, casi ínfimo, lucha por salir, por seguir existiendo. Pero entre tu y yo...no creo que lo consiga. Sus días están contados....y se cuentan con una mano, son cinco y son el tiempo que tardarás en desaparecer de nuevo.
La diferencia es que cuando vuelvas la proxima vez, yo ya no estaré esperando.


Pero no voy a llorar, ni siquiera pienso lamentarme o sentirlo. Cumplí con mi palabra, he estado ahí hasta el final, he intentado luchar y no te he reprochado nada como prometí. Estuviste cuando lo necesite, cuando necesite aferrarme a algo, has compartido tu tiempo conmigo, me has hecho sonreír y ha sido precioso. Y ahora...otra cosa mariposa





2 comentarios:

cigarettes-coke dijo...

me gustan más las emes que las ces.
Te quiero♥

Laura Pérez Gilabert dijo...

jajajajaj... a mi ultimamente tambien.