jueves, 17 de junio de 2010


Cierra los ojos de forma lenta, pausada, con parsimonia. Apolla la cabeza hacia un lado, estira las manos por encima de su cabeza como si fuera una bailarina de ballet y suspira fuerte. A todo esto le sigue una sonrisa satisfecha y un montón de imagenes sueltas en su cabeza.
Miles y miles de sueños se aremolinan allí arriba, entre su pelo.

Siempre le dicen "tu sólo tienes la cabeza para ponerte sombreros"; ella sabe que sólo tiene la cabeza para soñar.
Y en sus sueños se va lejos, pisa paisajes irreales, toca cosas con texturas completamente inexistentes y huele aromas que desquiciarían el gusto.
Ella es así, da largos paseos por las nubes, con la cabeza en la luna, doce centímetro por encima del suelo, en lo más profundo de la tierra. Soñadora, soñadora por naturaleza. Y creadora de historias a tiempo parcial. Si no sabe, inventa...y si sabe plasma en el papel mucho más de lo que creía. Se sorprende de sí misma, de sus logros, de sus palabras, de su profundidad...

Hoy ella sueña quizás demasiado lejos, tan lejos que siente mareo y piensa que de un momento a otro va a caer. "Vaya coscorrón que me espera!" piensa. Pero de alguna manera se siente bien allá arriba, un poco pasota, un poco ausente...un poco enamorada? Uiii...todavía no hablemos de amor,..


Estaban allí, frente a frente. Ella se sentía ligera, pero sólo era un pequeño efecto de alcohol. Hablaba de más, decía todo lo que se le pasaba por la mente. Sus ojos s paseaban fugaces estudiado todo a su alrededor, con tanta prisa que la caebza le daba vueltas. Y al mismo tiempo se sentía torpe, como si el mundo y ella fueran a ritmos completamente diferentes.
- Te he olvidado, he pasado página.Dijiste que jamás lo conseguiría, que yo era algo casual, así que poco a poco me creí tus palabras y em sentí como nada. Estoy con otro...es bueno, simpático, guapo y se preocupa por mí, intenta hacerme feliz y de alguna manera me quiere-dijo esperando un "me da igual". Hoy estaba dispuesta a oirlo, hoy le daba igual si el decía una vez más que no la quería o que podía hacer lo que quisiera.
-Vaya...yo iba a decirte que volvías a gustarme de nuevo..-dijo él pensativo
Ella se quedo quieta, como si de repente sus ideas se hubieran aclarado, los efectos del alcohol desaparecieron y se quedo allí, mirandolo. Las mariposas ondearon en la parte baja de su estómago y sintió profundo miedo. Luego intento decir algo.
-Vaya...- sólo pudo decir.




Está bien, supongamos que me creo tu mentira o esa aparente verdad, Supongamos que te importo, que de repente existe un nosotros...por qué ahora? No lo entiendo.
Es cierto, voy a luchar..pero esque te quiero.



1 comentario:

cigarettes-coke dijo...

Oh, tú tienes que contarme cositas al igual que yo a ti (:
Poco♥