lunes, 21 de febrero de 2011


No acostumbro a contar aquí mi vida, todos tenéis suficiente con la vuestra como para aburriros con mis basuras existenciales; pero hoy esto va dedicado a alguien que se marchó hace tiempo pero al que a veces dedico tardes enteras de pensamientos inútiles.
Hoy hace cuatro años que empecé con un chico, fue mi primer amor y el único por ahora, quizás el único durante lo que me queda de vida. No lo sé.
Nunca fue una historia bonita, al menos no en el sentido común de la palabra, pero es que lo que teníamos nunca fue normal del todo; aún así consiguió que al mirarlo a los ojos me pareciera el ser más hermoso de la creación, que corriera tras él de locura en locura en aquella época en la que comprendí que había precios que yo estaba dispuesta a pagar por estar con él...y también hizo que siguiera escribiendo.
Supongo que después de decir eso tengo que explicar una pequeña teoría personal; y es que las personas comenzamos a escribir por uno de los sentimientos extremos: dolor o amor. No hay nada en este mundo que nos aporte más ganas de garabatear en un papel que esos dos sentimientos...yo comencé a escribir por dolor y todavía conservo ese primer texto; pero jamás habría seguido si el amor no me encontrara, si su amor no hubiera inundado mi mundo. Así que quizás esa es la única razón por la que escribo, porque me recuerda a él y porque igual sólo en ese aspecto él sigue creyendo en mis posibilidades.

Como decía antes de este paréntesis, nunca fue perfecto, pero fue que no es poco. A día de hoy supongo que nuestras maneras de contar el cuento son muy diferentes, pero los dos estaremos de acuerdo en que cuando estuvimos bien fue perfecto...o al menos genial...o al menos fue, que es mucho.
La culpa, si lo estás leyendo, debo decir una vez más que fue mía; la jodi, acabe con todo y le hice daño. Sí, hice daño a la persona a la que más quería en este mundo y me equivoqué millones de veces interponiéndolo todo a él y a nosotros...tenía mucho miedo de perderme cosas y al final me perdí lo más precioso que la vida puede darte, el amor. Mi amor era destructivo, sabéis? Y me fui; no dí explicaciones, no pedí perdón...sólo seguí. Lo hice todo mal durante un tiempo, hice lo que me dio la gana, lo que me pidió el cuerpo, lo que creí que quería...y me desperté muchas noches llorando con una angustia de tenerlo lejos que no le recomiendo a nadie.
No trato de dar pena, me lo merecí y no sabéis de que manera...pero aún así dolió equivocarse.

Hoy, amor mío, podría escribirte algo bello, pero sabes qué? me asusta no llegarte al alma...así que hoy, dedicado a ti voy a escribir sobre las razones para que las cosas terminen, como terminó lo nuestro, como termina todo algún día.


AHÍ VA:

A veces las cosas sin comenzar terminan, ya sabes, con esa frase de "es imposible que ocurra" que nos impide luchar por nuestra felicidad, por lo que queremos, luchar por nuestros sueños que a veces llegan en forma de persona. Entonces,el quizás te persigue como persigue a los cobardes que no plantan cara a los problemas. Quizás si yo....qué horror vivir con la duda.
Por eso quizás si yo hubiera sido quien tú deseabas que fuera...es algo que descarté cuando comprendí que eso sería lo mismo que decir quizás si yo no fuera yo, si mi alama no existiera.
A veces las cosas se terminan porque después de comenzar algo con alguien te das cuenta de que esa persona no es el tipo de persona con la que tu deseas estar, porque no cumple tus expectativas de futuro.
Otras, la cosa sigue, tu piensas que es la persona perfecta porque lo hace todo bien, porque hace todo bien...un día la caga o la cagas tú y se rompe el encanto al saber que la otra persona también es humana, se termina, alguien se va...el otro sigue esperando.
Pocas veces después de saber que la otra persona es humana las cosas siguen, equivocación tras equivocación, pequeños fallos, pequeños resquicios de humanidad....y entonces o dura o se termina. El caso es que si se termina en algún momento comenzará de nuevo. Si dura, no sé que pasa...unas parejas viven enamoradas toda la vida, otras se acostumbran el uno al otro, las últimas no se acostumbran y viven amargadas toda la vida por miedo a estar solas.
Igual no tiene sentido que hable de esto...quizás solo sean unas cuantas lineas de estupideces...y ya puestos a decir estupideces... Te amé más el tiempo que no te tuve que el que estuviste a mi lado, y a veces quise llamarte, mandarte un mensaje...sólo tú entenderás esta sensación de vacio, de nada que se siente en días como hoy.

Que cura el amor? Solo más amor que antes.


video

5 comentarios:

Miguel Stinson dijo...

Me ha gustado mucho, pero he de reseñar una cosa, no todo el mundo escribe por dolor o por amor, alguna gente escribe porque se siente reprimida y necesita sacar todo la rabia que lleva dentro, descargarlo en forma de palabras... Me ha gustado en serio :)

Laura Pérez Gilabert dijo...

La rabia al fin y al cabo es odio en otro formato, odio al sistema. No pensamos tan diferente al fin y al cabo. GRACIAS =)

M. dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=HMFvl7PtQPo&feature=fvst

Escucha esta canción, quizás te guste :)

Laura Pérez Gilabert dijo...

Sí, me ha encantado =)

Lau. dijo...

me ha encantando, por que creo que pasamos por algo muy parecido. Me senti muy identificada, y esto: "o al menos fue, que es mucho." me ayudo a entender, que aunque no haya sido la historia de la vida, fue importante, él fue importante para mi, mucho a decir verdad!
Y que a lo mejor, jamas jamas lo olvide.
Pero que mas da la vida sigue, y para mi fue un placer coincidir con él en esta vida y le agradezco todo lo vivido junto y por el.
Un besooooo grande Ü gracias por tu comentario.
Ahora andare merodeando por aqui mucho, pq me encanta lo que escribes♥