miércoles, 9 de noviembre de 2011

Hoy he visto al recogedor liándose con la escoba, la fregona los miraba envidiosa mientras se arrastraba por el suelo empapada en llanto.

Hoy encontré la pulsera que me regalaste en el cajón de la lencería, enredada entre las medias de corsetería y el sujetador de encaje, supongo que pensó que ese era su lugar, y en el fondo no seré yo la que le diga que no fue así.
 Es extraño rememorar los últimos días, los últimos meses los últimos años...todo va increíblemente deprisa y no sé, comienzo a sentir nauseas por si me estoy perdiendo algo. Tal vez debería parar el ritmo, pero creo que a día de hoy eso de vivir despacio es imposible.
Estoy de cafeína hasta el culo, de planes hasta las orejas y déjame que pare ahora que si no luego me embalo y acabo diciendo guarrerías.
Las cosas lícitas son las mejores, sobretodo si están mal vistas, o mal miradas, según prefieras o decidas, y no por ellos la decisión sea más gris que las nubes que se amontonan sobre nuestras cabezas hoy. Amenazan tormenta, nos están pidiendo guerra, acaso pensamos rendirnos, así, tan fácil...por qué no gritamos, nos mojamos, nos metemos en los charcos, por qué decirle que no a una buena pulmonía con fines rebeldes, que a día de hoy ya tiene cura, aunque nosotros no tengamos remedio.
Déjame susurrarte algo que no tenga sentido, que ahora que comienzo a soltarme noto que le como terreno a los monstruos, aunque no me sienta más a gusto, ni siquiera más valiente.
Te voy a contar un secreto; tengo puesta la escritura automática, el freno de mano siempre cerca por si queremos aminorar la marcha, nunca pararnos del todo.


Después de estar contigo bajo la lluvia llega un momento en que no sé si mi entrepierna está mojada por la lluvia o por ti, así que me da por las decisiones salomónicas.

2 comentarios:

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! dijo...

Me encanta, la primera y la ultima frases me parecieron divertidas! :) un beso ^^

Limon dijo...

Es leer la primera palabra de tus textos y no poder parar hasta el final.
Una vez mas, me encanta como escribes.
UN beso:)