domingo, 13 de noviembre de 2011

Tengo tantos lugares con nombres, tantas fechas, tantos planes que caducaron, tantos sueños que dijeron que eran demasiado grandes, promesas que rechazaron por pequeñas...tengo vacío de espíritu.
El aire frío en mis mejillas es como un cubo de agua helada, mis pasos suenan huecos a estas horas de la mañana, pero nadie escucha, nada importa. El semáforo está en verde, pero no pasa ningún coche, aún así espero, y sigo esperando; el semáforo cambia varias veces de color, pero sigo quieta, mirándolo. No hay prisa.
Me pregunto si a esto se le llamará estar entera, cuando no tienes más necesidades que un café por la mañana y una ducha siempre con agua por fuera. Y tú, me pregunto si te has cuestionado ya si esto que está haciendo el mundo es lo indicado, hacia dónde te diriges, qué piensas de los viernes...tienes razón, son mejores los sábados si no trabajas.
Avanzo mientras oigo el ruido sordo de mis pies descalzos sobre la tarima flotante, imagino que suena la música de Amelié, doi una vuelta, sigo avanzando y me dejo caer sobre la cama.
Suena el móvil, pero no lo cojo...me gusta la canción que suena; era nuestra, aunque eso ya no sirva porque nosotros ya no somos nosotros, aunque yo siga siendo la misma. Son promesas con música de fondo, promesas que no cumplimos. Dice "amor de mármol", esa frase siempre ha tenido sentido para mí; entonces lloro, me aprieta el pecho, me duele el alma.



Todavía vives en mí, y de una forma u otra el tiempo me recuerda que da igual lo que haga, porque cuando uno olvida un fuego, muere abrasado en él. Consumámonos o consumemos el intento.

7 comentarios:

Madame Garburn dijo...

Me encanta ! =)

SMSC dijo...

Buuaf, ese vacío cuando todo se acaba, y no queda nada, sólo quedan tus ganas de intentarlo aún más, de no rendirte, porque quizás para ti no ha acabado todavía.

Carmen dijo...

Impresionante, como siempre.

Carolina dijo...

Increíble...
No me dejas indiferente con ningún texto tuyo que leo.
Los recuerdos duelen, hasta que se superan. Como dijiste en una entrada tuya no es cuestión de olvidar, sino de aprender a vivir con los recuerdos. Quizás ahora toca eso.
Un beso.

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! dijo...

Una entrada con mucho sentimiento, o al menos para mi... gran entrada, me gustó mucho la forma en que te expresaste y nosé... es tan linda :) sigue asi un saludo ^^

Mari Carmen Burrueco dijo...

Vuelves, vuelves a jugar con las palabras, a hacer de la hoja en blanco una obra y hacer que quiera seguir leyendo, es ... magia. Me encanta/s.

(N)evermore dijo...

Cuanto sentimiento encierran tus palabras... Se me han enredado en el alma, todas ellas, con sus puntos, sus tíldes y paréntesis.
Te sigo <3