martes, 29 de abril de 2014

Última despedida, lo prometo.

Esta vez se que es de verdad porque es la primera vez que admito que se acabó, como si los kilómetros fueran lo único de verdad en este último año. Igual por eso el temporal de este invierno se ha llevado las dunas y casi toda la arena al fondo del mar, para que ya no volvamos a comer pizza o a pasear a las cuatro de la mañana por allí.
No me olvido de tu risa, esta vez me la quedo.

1 comentario:

Forgotten words dijo...

Y aunque parezca una tonteria, esa ultima frase dice mucho más de lo que en principio puede parecer, ya que solo quien esta caminando puede sonreir al mirar atrás, contemplar el pasado, con todas sus historias y vivencias y coger lo mejor de cada una de ellas ;)